Consejos para hacer trading con CFDs

Recientemente, el comercio de CFDs se ha vuelto extremadamente popular. Pero su significado es a veces impreciso. CFD se decodifica como “Contratos por Diferencia”. Este es un contrato entre dos partes.

La diferencia en el precio de un instrumento financiero específico objeto del contrato. Mientras tanto, los recursos no se transfieren realmente, lo que hace que estas transacciones muy popular y fácil para la mayoría de los inversores.

Historia de los CFDs

El CFD apareció en el mercado financiero hace unos años. Este tipo de contrato se creó en el Reino Unido en 1980 como resultado de la gran necesidad de tal instrumento. Las bolsas de operaciones de CFD ayudaron a mejorar la posibilidad de abrir posiciones a corto plazo, así como evitar algunos impuestos. Como resultado, los especuladores prefieren transacciones a corto plazo.

Ventajas de los CFDs

Una gran cantidad de operadores e inversionistas consideran que CFD es una manera fácil de especular en una cuenta de operaciones, que ayuda a mantener grandes posiciones sin riesgo de escasez de margen libre.

Margen Comercial

Las operaciones CFD se realizan sobre la base del apalancamiento. Esto ayuda a recibir el resultado financiero, incluso si un inversionista tiene un capital de poca importancia. Además, el contrato para la diferencia da la posibilidad de recibir los beneficios de lo que sería posible en caso de participación real.

Por ejemplo, la distribución de dividendos. Sin embargo, existen algunas limitaciones. Si usted habla acerca de las acciones, un operador no podrá participar y votar en las juntas de accionistas.

Hedging

El contrato de margen es muy beneficioso para los que necesita para proteger a sus acciones, por ejemplo, durante la caída del mercado. Este tipo de contrato ayuda a los activos de alto riesgo y es frecuentemente utilizada por los inversionistas o tenedores de algunos recursos o acciones.

Teniendo en cuenta el hecho de que la cobertura requiere sólo abrir una cuenta y realizar el registro fácil, este es más fácil y la variante más popular.

¿Cómo comenzar?

Para operar con CFD, es necesario abrir una cuenta de trading. Por ejemplo, en un centro de operaciones. Luego hay que conseguir el programa necesario, depositar en la cuenta de operación, aprender la teoría y adquirir las habilidades necesarias de funcionamiento de la plataforma.

Después de eso, es posible que las operaciones en este instrumento, es considerado por muchos de los operadores como una manera fácil de ganar tanto la renta básica y complementaria, y la posibilidad de diversificación de los activos y salvar el capital acumulados en las inversiones.